jueves, 9 de agosto de 2012
0 comentarios

promesa/gundam wing/ac(heeroxduo)

(esta historia no es mia)
Pov's DuoHace exactamente catorce años en este mismo parque fue en donde lo conocí y fue ese mismo momento en el que me di cuenta de que el no era un persona normal, el era un niño tan serio y frío que no podía creer que era un niño de mi edad ya que aparentaba tener 80 años, ya que su rostro siempre era serio, frio y se podía ver que era un amargado a tan joven edad.
Pov's Autora
-es increíble lo que provoca la genética en algunas personas…-dijo un joven muchacho de no mas de veintidós años, tez blanca y ojos tan violetas como las mismísimas flores, cabello tan largo que era ajustado en una larga trenza que llegaba un poco mas abajo de su rodilla, su cuerpo era de confección delgada pero se podía apreciar un poco de musculatura aunque era leve.
-hola a todos los que están leyendo esta carta, verán mi nombre es Dou Maxwell y en este momento cuento con 22 años de edad, y vivo en Japón solo, pues soy huérfano pero bueno no estoy aquí para contar lo triste de mi vida, si no mas bien para que conozcan la vida de una estúpida y arrogante persona. –Suspiro- la historia que les voy a contar comienza hace 14 años exactamente…
**Hace 14 años**
Se podía ver como un lindo niño de 6 añitos de edad era ignorado por los otros chicos que jugaban en aquel parque tan enorme y bello que había cerca del orfanato en donde el vivía. Aquella tierna criatura respondía al nombre de Duo.
-ohayo! Ne Chicos ¿puedo jugar con ustedes? –dijo aquel niño con una gran sonrisa estampada en su cara mientras miraba a todos con cariño pese a no conocer a nadie-
-claro que no, vete de aquí estúpido niño huérfano –respondió de forma bruta y pesada un niño mas grande que el pequeño Duo mientras le empujaba, haciendo que Duo callera sentado al piso dándose un buen golpe. Levanto la cabeza y observó como los otros niños se alejaban y se reían de él mientras le señalaban de tanto en tanto, pero pese a ser lastimado y a verse visto como un objeto de burla, Duo solamente puso una sonrisa aun mas ancha y una pequeña risita salió de sus labios-
-bueno ya que mas da, si no puedo jugar con ellos, abran mas niños que quieran jugar conmigo –dijo el pequeño Duo mientras se levantaba del suelo e iba en busca de un nuevo grupo de niños que quisiesen jugar con el, pero no tubo suerte y a que muchos niños lo ignoraban y a otros los mismos padres les alejaban.
-no es justo ¿Porque nadie quiere jugar conmigo? –Dijo la pequeña criatura mientras se arrimaba a un árbol y soltaba un ligero suspiro, pero luego sonrió de forma amplia- bueno no me tengo de deprimir, are lo mismo que la madre del orfanato siempre dice "al mal tiempo buena cara" –dijo sonriendo recordando que esa frase, la madre superiora del orfanato siempre se la decía. Fue en ese momento que cuando levanto la mirada se topo con una mirada azul que le miraba insistentemente, pero Duo en ves de enojarse mas bien se alegro ya que pensó que la persona que le veía, le estaba llamando con la mirada, invitándole a jugar por lo que de inmediato corrió al árbol que estaba un poco mas enfrente de donde el se había parado yendo a donde el niño que le veía- ¡hola! Soy Duo ¿Cómo te llamas? –dijo el pequeño mientras sonreía de esa forma tan encantadora y le tendía la mano para que el la tomara.
-….- un silencio incomodo se formo de aquel niño frente a Duo ya que este solo le veía de arriba abajo y detuvo su mirada en la mano que le era tendida- hola… soy Heero –dijo de forma queda y estrecho la mano de Duo aunque de no muy buenas ganas ya que la apretó con un poco de fuerza-
-itai… -dijo quedito al sentir como el hueso de su mano se contraía por la presión del apretón que Heero le impuso- oe ¿quieres jugar? –dijo Duo mientras soltaba su mano de la de Heero mientras la sobaba disimuladamente aunque no sirvió de mucho el que lo disimulara ya que el otro niño lo había visto sin tener que esforzarse mucho en verlo.
-¿Por qué? –Dijo Heero de forma brusca, sacando de honda a Duo-
-¿Por qué que Heero? –Pregunto inocentemente el trenzado mientras miraba con incertidumbre la cara de Heero esperando una respuesta-
-¿Por qué quieres que juegue contigo? –dijo de forma seca, Heero.
-pues no hay una razón fija, solamente quería que jugaras conmigo un rato –dijo sonriendo olvidando un poco la pregunta tan repentina que Heero le formulo segundos antes.
-¿Por qué? –volvió a decir de forma fría y algo monótona.
-bueno ya que ni tu ni yo tenemos con quien jugar, pues nos podemos hacer compañía mutuamente ¿verdad? –dijo Duo sonriendo de forma dulce mientras le miraba de la misma manera.
-no me mires así –dijo Heero clavando su fría mirada en los ojos violetas de Duo quien lo miraba con un gran signo de interrogación dibujado en toda su cara.
-¿que no te mire como? –pregunto sin entender nada de lo que Heero le preguntaba.
- así como me miras, me haces sentir como si fuera un maldito perro que fue tirado a su suerte –dijo Heero de forma… molesta se podía decir.
-ji ji el que fue abandonado como un perro tirado a su suerte fui yo- dijo Duo mientras se reía quedito, sin darse cuenta que ahora el que se miraba confundido era Heero pero esa mirada de con función rápidamente fue cambiada por una mirada tan fría como el mas duro iceberg.
-hum… -fue la escueta respuesta de Heero mientras cerraba los ojos y se dejaba llevar por la refrescante brisa que corría por ese mismo momento- si ya terminaste de molestarme… lárgate… –dijo Heero de mala gana mientras lo miraba con esa mirada azul de forma tan penetrante que hizo que Duo sufriera un escalofrió por toda su columna vertebral-
-nop n_n –dijo Duo con una sonrisa tan amplia que ni parecía estar asustado- no me iré asta que jueges conmigo –dijo Duo mientras extendía su mano para que Heero la tomara y sorpresivamente, Heero si tomo su mano y se levanto del lugar en donde estaba.
-esta bien… si así me dejas en paz… -dijo con fría aquel pequeño mientras era jalado de la mano por un pequeño niño que usaba su cabello trenzado.
Pasaron las horas mientras los dos niños jugaban divertidos, y reían como si fueran conocidos desde hace años, pero tras tanta diversión el día llego a su fin y era hora de que Heero se retirara del parque-
-vamos señorito Heero, su madre espera por usted. –dijo un cano señor vestido de traje negro y sus ojos cerrados o por lo menos eso aparentaba su mirada ya que sus pobladas cejas los cubrían un poco, mientras tomaba de la mano a Heero para que este lo siguiera.
-ella no es mi madre- dijo el niño mientras soltaba su mano de forma grosera he iba al mismo lugar en donde había quedado Duo, mientras tomaba las manos del pequeño y las besaba delicadamente- volveremos a vernos –dijo Heero mientras mostraba una sonrisa algo torcida, pero sonrisa al fin y al cabo-
-¡es una promesa! –dijo Duo mientras abrazaba a su, ahora, nuevo amigo y le depositaba un dulce beso en la mejía, luego de eso Heero subió a una gran limosina negra que esperaba a por el, y batiendo su mano dio un ultimo adiós a su primer, y quizás, único amigo mientras movía sus labios diciendo algo que Duo no logro oír ni tampoco logro entender.
**14 años después**
-Es increíble que catorce años hayan pasado y ni el ni yo nos volviéramos a ver… supongo que la promesa que nos hicimos cuando niños quedara como una simple promesa que hicieron dos amigos… -se dijo Duo mientras suspiraba y tiraba al piso el cigarrillo mientras lo pisaba para terminar de apagarlo- je… ahora que lo recuerdo nunca le pedí su nombre, después de todo, yo pensaba que lo llegaría a ver al día siguiente por lo que no creí necesario el preguntarlo… pero ahora creo que me quedare con la duda para siempre –dijo Duo de forma melancólica mientras se dejaba caer de forma pesada a la banca que estaba en el parque para luego dejarse ir de lado y recostarse para ver el cielo azulado y a la launa que lo miraba desde lo alto…
-si sigues tirado ahí a estas horas de la noche solo vas a lograr que alguien te mate… -dijo un chico de mirada fría y de un hermoso color cobalto mientras miraba el cuerpo que yacía tirado a su lado.
-no me importa mi vida por mi mejor y no tenerla, al fin y al cabo me di cuenta que lo que me ayudaba a seguir adelante, puede que ya no exista… -dijo Duo sin abrir sus ojos aun con sus brazos cruzados sobre su cabeza mientras una estúpida sonrisa se posaba en sus labios.
-estúpido- escucho que era insultado y con algo de molestia, que no era por el insulto si no mas bien por que era molestado, se levanto y clavo su mirada violeta en aquellos ojos que lo miraban sin decir mucho en su mirada.
-escucha ya me tienes arto...ya lárgate de aquí-dijo Duo mientras señalaba con su brazo derecho una dirección pero la persona frente a el le ignoro olímpicamente mientras tomaba la mano que Duo extendía e hizo que se levantara por el jalón que el le proporciono- oe ¿¡Qué demonios te pasa! -Dijo dio con enojo mientras se soltaba del agarre con una notoria molestia en su rostro-
-…-ningún comentario salió de la boca de aquel quien miraba a Duo con mirada fría pero al fondo de esa mirada se podía ver algo de ternura aunque estaba por mucho bien escondida.
-suéltame ¡idiota! –dijo Duo mientras se removía para soltar su brazo del agarre del cual era presa.
- si ya terminaste de molestarme… cállate… -dijo Heero mientras aventaba el cuerpo de Duo asta un árbol para arrinconarlo con su cuerpo, mientras en la cabeza de Duo pasaba un flash back, debido al golpe y a las palabras que aquel chico le proporciono
**Flash Back**
-hum… -fue la escueta respuesta de Heero mientras cerraba los ojos y se dejaba llevar por la refrescante brisa que corría por ese mismo momento- si ya terminaste de molestarme… lárgate… –dijo Heero de mala gana mientras lo miraba con esa mirada azul de forma tan penetrante que hizo que Duo sufriera un escalofrió por toda su columna vertebral-
**fin flash back*
-¿Qué demonios…? –dijo abriendo los ojos mirando aquella mirada cobalto y fría, con una gran detenimiento asta que por fin pudo reconocer al chico que tenia frente a el-¿Qué tu no eres… el niño con el que hice la promesa? –dijo algo inseguro ya que recordar a alguien solo por una promesa resultaba algo… tonto, bueno eso según el.
-¿con ese nombre has planeado reconocerme luego de tantos años? –dijo el frio personaje que yacía frente a Duo, manteniéndolo presa en un agarre que, ahora, incluía su propio cuerpo.
/sonrojo/-oe no me fastidies nunca pregunte tu nombre por lo que, bueno, no sabia como demonios te reconocería –dijo levemente sonrojado por el comentario, que a pesar de a verse dicho con frialdad se notaba el sarcasmo y la burla-
-bueno mi nombre… querido Duo es…-dijo quedo al tiempo en que se acercaba al oído de Duo-…Heero Yuy –susurro para luego alejar quedamente su boca del podo del chico para luego dirigirse a su boca para darle un beso que comenzó delicado pero sin querer, o queriéndolo mucho, se hizo mas intenso. Heero apretujo más su cuerpo con el de Duo (que estaba apoyado en el tronco del árbol.) haciendo que con la presión Duo abriera su boca, y ante esta distracción por parte de Duo, Heero aprovecho para introducir su lengua de forma urgida saboreando, disfrutando, jugando con la lengua contraria, y de ves en cuando dando ligeras mordidas a los labios y lengua contraria que se empeñaba en seguir el ritmo a su compañera, que era toda una experta. El aire ya hacia falta pero ni uno ni el otro quería verse libre de ese delicioso contacto, pero luego no tuvieron otra mas que soltar sus labios, maldiciendo a sus pulmones por necesitar del aire.
-ahora ya se el nombre… de mi chico promesa –dijo Duo un poco agitado y recuperando un poco el aliento mientras miraba con cariño a Heero y con una sonrisa que demostraba lo mismo que su mirada-
-y yo ya cumplí mi parte de la promesa –dijo Heero mientras depositaba otro beso, pero este fue de forma rápida-
-¿Cuál parte de tu promesa? –dijo Duo sin entender-
-el día que me fue y te deje atrás…
**Flash Back**
-¡es una promesa! –dijo Duo mientras abrazaba a su, ahora, nuevo amigo y le depositaba un dulce beso en la mejía, luego de eso Heero subió a una gran limosina negra que esperaba a por el, y batiendo su mano dio un ultimo adiós a su primer, y quizás, único amigo mientras movía sus labios diciendo algo que Duo no logro oír ni tampoco logro entender.
**fin flash back**
-eso ultimo que te dije fue… "cuando nos encontremos de nuevo… te convertirás en mi amigo, novio y amante lo juro…" –dijo Heero recitando lo ultimo que dijo antes de retirarse a su casa con la mujer que cuidaba de él pero que no era su madre.
- bien… amigo tuyo ya soy –dijo sonriendo- novio… puede decirse que si solo que no es oficial… ahora solo falta que nos convirtamos en amantes… -dijo Duo y al terminar la oración asalto los labios de su amor infantil, y ahora su amor maduro…
Al parecer después de todo… si logro cumplir su promesa y su objetivo en la vida… ahora solo le quedaba cumplir con su segunda misión… tener una larga vida a la par del idiota que por años había sido su compañero de equipo, para pilotear los Gundams…
-es increíble lo que pasa cuando uno se empeña en no ver las cosas como son ¿ne Heero? –dijo divertido mientras miraba la mirada confundida que le dedicaba su, ahora, amante y no pudo evitar el recordar que algo parecido paso cuando eran niños…- je je… te amo idiota –dijo y nuevamente sus labios se unieron a los de Heero.
-yo también pedazo de idiota… -dijo con cariño mientras también se dejaba llevar con el calor del momento… después de todo valió la pena esperar esos 14 años… ahora Duo estaba aun mas bueno que cuando niños….
Owari

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Toggle Footer
Top